Su cuenta
El Soldado de Chocolate
El Soldado de Chocolate

El Soldado de Chocolate

(Autor)
  0.00

Disponible

Precio:  Bs. 6.420.000
Tu precio:
Bs. 6.420.000

¡Un héroe por excelencia! Valiente entre los valientes, que se burla de las seducciones de la paz y sus repetidas advertencias contra las dificultades, enfermedades, peligro y muerte, cosas que el valiente considera sus mejores amigos. ¡El cristiano que no es así, es un cristiano de chocolate! Que se disuelve en el agua y se derrite al olor del fuego. ¡Son golosinas, bombones, caramelos! Que pasan sus vidas sobre una charola de porcelana o en una cajita de dulces, cada uno envuelto suavemente, en un papelito con bordes recortados para preservar su preciosa y delicada textura.

El soldado de chocolate dice: “Yo voy, Señor” y no fue”, dijo que iría a los paganos, pero en lugar de hacerlo, se quedó con los cristianos. “Ellos dicen y no hacen”, mandan ir a otros, pero ellos no van. En la batalla de Sebastopol, un cabo mandó a un soldado raso para que arreglara una defensa militar. “Nunca mande a otro, a hacer lo que usted mismo tiene miedo de hacer”, le dijo el general Gordon al cabo, mientras él mismo saltaba sobre el parapeto de la trinchera para componerla. Gracias al buen Señor, decía una frágil y anciana señora, ¡“Dios nunca quiso que yo fuera una gelatina” y en verdad no lo era! Dios jamás ha sido y nunca será un fabricante de chocolate. Los hombres de Dios siempre son héroes. En las Escrituras se pueden hallar sus gigantes huellas sobre las arenas del tiempo.
ISBN: 9789589149287
Editorial:
Editorial Duplicada
Condición: new
Referencia de producto: 978958914928
Peso: 0,150kg
Cubierta: Rustica
Número de páginas: 36
Idioma: Español
Escriba un comentario para este producto

Comentarios

Debes iniciar sesión para agregar una reseña a un producto

C.T. Studd
C.T. Studd(Autor)

Charles Thomas Studd nació en Northallerton, Inglaterra, el 5 de diciembre de 1860 y murió en Ibambi, Congo, el 16 de julio de 1931.

Su padre, Edward Studd, se convirtió en una campaña de D. L. Moody en 1877 y él mismo lo fue al año siguiente. Estudió en Eton y Cambridge (licenciatura en filosofía y letras, 1884), destacando en ambas entidades educativas como jugador de criquet, formando parte del equipo nacional. Aunque tenía una prometedora carrera ante sí, repartió su cuantiosa herencia y lo dejó todo para servir como misionero, yéndose a China en 1885 para unirse a la misión que había fundado Hudson Taylor en ese país. Pero la enfermedad le obligó en 1894 a regresar a su patria, marchándose dos años después a Estados Unidos, donde trabajó durante varios años hasta que una nueva recaída en su salud hizo que regresara a Inglaterra.

Entre 1900 y 1906 fue pastor de la iglesia en Ootacamund, India. El llamamiento a África ocurrió de la forma más inesperada. Mientras estaba en Liverpool en 1908, cierto día vio un anuncio que decía: Caníbales quieren misioneros. Al suponer que había un doble sentido en la frase, acudió a la dirección del anuncio, conociendo de ese modo al misionero Karl Kumm, quien habló a los reunidos de la necesidad de llevar el evangelio al corazón de África. En 1910, desoyendo el consejo de los médicos, partió para África donde fundaría la Misión al Corazón de África, que sería el germen de la posterior WEC (Cruzada de Evangelización Mundial), la cual llegaría a expandirse por muchos países del mundo. Por sus servicios en el Congo el rey de los belgas lo condecoró en 1930 como Caballero de la Real Orden del León.